10 recomendaciones prácticas para preparar propuestas para convocatorias de subvenciones

¿Estás pensando en presentar tu entidad a otra convocatoria? ¿No tienes muy claro por qué tus propuestas a menudo no resultan elegidas? ¿Quizás es la primera vez y no sabes cómo enfocar la documentación para una subvención? Queremos compartirte una serie de consejos para aportar valor y mejorar a nivel cualitativo los proyectos que presentas a las diferentes convocatorias.

 

imagen con un listado con diferentes recomendaciones para preparar propuestas para convocatorias de subvenciones

De cara al equipo evaluador

  • Hacer evidente para quien evalúe que se cumple con lo exigido en la convocatoria: hay que tener visión estratégica en la formulación y poner muy visibles los criterios de evaluación, además de destacar las palabras clave de la convocatoria. Esto hará que, cuando las personas evaluadoras la revisen, encuentren todo fácilmente y les quede claro que tu proyecto aportará lo que se pide.
  • Resaltar las ideas fuerza: para que la persona que está al otro lado haciendo la evaluación no tenga que revisar todo el documento, es preferible que se pongan los puntos más importantes que proporcionan un valor añadido, es decir, cómo se van a poner en marcha las acciones, sus beneficios, etc. Esta información tiene que estar visible y destacada.

Sobre el formato

  • Ceñirse al orden de importancia señalado a la hora de hablar de los diferentes puntos de la exposición: no solo hay que plasmar en la convocatoria el orden requerido, sino también destacarlo explícitamente en el documento (con epígrafes, numeración, etc.).

Y sobre el contenido

  • Alinear la propuesta con los marcos políticos/estrategias relevantes en el ámbito y con las prioridades a nivel europeo: Es importante remarcar el contexto del proyecto y cómo este se fundamenta con las prioridades de la política social.  Cita documentos que refuercen que tu propuesta coincide con los planteamientos adecuados y procura que el documento también ponga de manifiesto cómo el proyecto contribuye o desarrolla estas políticas.

  • Poner en valor las razones por las que deben seleccionar tu propuesta: una vez hayas introducido los puntos más importantes, es hora de que argumentes por qué tu propuesta merece ser seleccionada. Tienes que visibilizar claramente el problema – y su dimensión – que vas a tratar de resolver, qué resultados esperas y cómo contribuyen estos a la resolución de ese problema.

  • Explicar el por qué de la realización de las acciones planteadas: en la línea de la argumentación del punto anterior, se trata de visibilizar por qué tu propuesta merece ser elegida. Por ello, en este punto se refiere debes explicar por qué se han propuesto unas acciones y no otras: es importante justificar el por qué de la solución elegida y la metodología de estas para cumplir con los objetivos concretos de la convocatoria. 
  • Habla de tu organización, pero no demasiado: es importante darte a conocer, pero es importante no perder el foco y no alargar demasiado la propuesta. Además, lo importante aquí es detallar los resultados y demostrar que tu organización está alineada con las prioridades del organismo financiador. Intenta también visibilizar la solvencia o legitimidad de tu organización en el tema concreto
  • La persuasión es importante: hay que saber vender tu propuesta como la mejor opción para las personas que van a evaluarla. Da mucho más resultado destacar los puntos fuertes que enfocarlo como una descripción más técnica que no haga hincapié en ellos.
  • Ve más allá de cumplir con los requisitos mínimos que se exigen: la propuesta también tiene que saber resaltar la competitividad y la innovación y la ventaja respecto a otras propuestas. Aquello que, además de cumplir con lo que se pide, lo sobrepasa y mejora y los demás no darán.

  • Haz una buena revisión de los aspectos más importantes: cuando ya lo tengas todo listo, una buena revisión de ayudará a confirmar que no te falta nada, que la terminología usada es consistente, que la propuesta conteste las preguntas que pueden hacerse los evaluadores y que todo lo que va en la propuesta es relevante.

A nivel general, estos son algunos de los aspectos que tendrás que tener en cuenta a la hora de preparar propuestas cuando quieras presentar proyectos en convocatorias de subvenciones. Puedes encontrar más información sobre financiación, tanto pública como privada, para entidades sociales en la comunidad COMPASSS.